040 13 52 30 info@aragondental.se
Tratamiento de conductos

Cuando un nervio dental está dañado y no puede recuperarse, se puede hacer tratamiento de conductos o endodoncia. El requisito para poder conservar sus dientes es que tenga suficiente sustancia dental.
Las causas del daño a los nervios incluyen, por ejemplo, lesiones cariosas grandes, restauraciones profundas, fracturas dentales, accidentes, desgaste extenso de los dientes y dientes expuestos
A menudo, el nervio del diente es afectado como resultado de una inflamación (pulpitis) , y en ocasiones es necesario realizar un tratamiento de conductos.
En las infecciones, los dientes deben tratarse lo más pronto posible, ya que mejora las posibilidades de un buen resultado del tratamiento. El tratamiento de conductos será definitivo después de unas semanas tras la primera limpieza de los canales. Puede experimentar dolor e inflamación leve después del tratamiento. En caso de una infección grande se prescribirá antibióticos.

Por lo general, experimentará dolor los días posteriores. Estos pueden aliviarse con analgésicos y antiinflamatorios.
Un diente tratado con raíz es más propenso a fracturarse que los dientes sanos y vitales. Una corona puede hacer que los dientes manejen mejor la tensión a la que estarán expuestos.

Una regla general clínicamente documentada para tratamientos de raíz exitosos es del 70% y se considera que el 30% de los tratamientos «fallan» debido a las circunstancias negativas de la raíz.
No se otorga ninguna garantía en tratamientos de endodoncia.

Nuestros servicios

Cosmética dental

Blanqueamiento dental

Restauración dental

Tratamiento de emergencia

Tratamiento de conductos

Prótesis fija

Implante dental

Implante dental